Evita la muerte súbita en deportistas con nuestra tecnología

  09 Jun 2021

La última tecnología médica para prevenir la muerte súbita en deportistas


En los últimos años se ha producido una generalización de la práctica deportiva. Muchas personas se han lanzado a hacer deporte sin entrenamiento previo o se han fijado metas deportivas mucho más ambiciosas. ¿Quién no tiene una amiga o un compañero trabajo que se está preparando para una carrera de fondo? En general, que en una sociedad se practique más deporte es positivo. Ahora bien, si genera o agrava determinadas patologías, la práctica deportiva puede suponer un riesgo para la salud. Por eso es tan importante realizar una prueba de esfuerzo que reduzca el riesgo de sufrir un percance inesperado.

Por ejemplo, si no se han pasado los debidos reconocimientos, una patología cardiaca podría manifestarse por primera vez durante la realización de una maratón, con riesgo de muerte. Según la Sociedad Española de Cardiología, cada año se producen alrededor de 120 víctimas de muerte súbita deportiva, vinculada a la intensidad deportiva y a la existencia de una patología previa.

Con demasiada frecuencia, los runners españoles se calzan las zapatillas sin control médico específico. Nueve de cada diez corredores (el 93%), no toma las medidas preventivas básicas para realizar este deporte. Eso los pone en peligro.

En muchas ocasiones estos fallecimientos podrían haberse evitado de haberse conocido con exactitud la patología y haber pautado la práctica deportiva. Por esta razón, las pruebas de esfuerzo están entre los servicios más solicitados en las clínicas especializadas del deporte. Estas pruebas permiten observar cómo se adapta el organismo ante la realización de determinados esfuerzos físicos. Gracias a las pruebas de esfuerzo, los profesionales médicos pueden valorar cómo responde el organismo ante esfuerzos de alta intensidad y evitar sorpresas.

Como explica el doctor Juan de Dios Beas, asesor de calidad de los servicios de medicina del deporte de Clínicas Beiman, el deporte es saludable “siempre y cuando esté adaptado a la condición física de los deportistas”. Para ello es imprescindible la realización de una prueba de esfuerzo al menos una vez al año. Como medida preventiva, es recomendable pasar la prueba antes de iniciar un programa de entrenamiento, o empezar a realizar ejercicio físico con regularidad.

Pruebas de esfuerzo con el equipo Ergostik-Cardiopart

Por estos motivos, una clínica deportiva debe contar con el mejor equipo para la práctica de las pruebas de esfuerzo. Clínicas Beiman trabaja con el equipo Ergostik-Cardiopart, distribuidos por SANRO Electromedicina.

Se trata de un sistema integrado por dos equipos (Ergostik y Cardiopart), desarrollado para la realización de pruebas de esfuerzo con consumo de gases. El sistema está integrado por dos módulos: un analizador de gases y un módulo ECG (electrocardiograma) de doce derivaciones inalámbrico. El equipo tiene una serie de características que permiten al profesional y al deportista obtener el análisis más completo.

Este sistema puntero permite monitorizar parámetros como las pulsaciones, el consumo de oxígeno o la velocidad, tal y como puede verse en el siguiente extracto del programa Equipo de Investigación, de La Sexta, en el que un deportista realiza una prueba de esfuerzo con el equipo Ergostik-Cardiopart.

Una prueba de esfuerzo máximo permite detectar enfermedades del corazón indetectables con electro de reposo o una posible enfermedad coronaria “silenciosa”, según explica Omar Ortiz, especialista en medicina deportiva de Clínicas Beiman. También ayuda a descubrir complicaciones cardiovasculares que se manifiestan en una respuesta anormal de la tensión arterial.

¿Qué incluye esta prueba de esfuerzo?

Durante la prueba de esfuerzo, al sujeto se le aplican diversas cargas físicas, de acuerdo con unos protocolos predeterminados. La exigencia progresiva en velocidad, pendiente, revoluciones por minuto o potencia provocará una determinada respuesta fisiológica. La respuesta se cuantifica y se interpreta gracias a un electrocardiograma que informa de frecuencia cardíaca, ritmo o presión arterial.

La ergoespirometría permite completar los resultados con la medición y análisis del intercambio de gases. Esto permite extraer conclusiones sobre el consumo de oxígeno, la ventilación o la producción de CO2.

El resultado final es una valoración del estado de salud y la condición física del deportista que permite fijar los umbrales óptimos de entrenamiento y detectar con antelación cualquier patología.

¿Cómo debe realizarse la prueba de esfuerzo?

La prueba de esfuerzo debe realizarse en un espacio amplio, ventilado, a una temperatura de unos 20ºC y con unas condiciones de humedad relativa de entre 40-60%. El ergómetro es el dispositivo físico que permite la realización del esfuerzo. Se trata generalmente de una cinta para correr o una bicicleta. Los datos generados sobre el ergómetro son procesados por un electrocardiograma de reposo y de esfuerzo y por el analizador de gases.

La prueba debe contar con la presencia de personal profesional cualificado. Se trata generalmente de un médico especialista en medicina del deporte, para garantizar que se realiza aplicando métodos que garanticen la seguridad del deportista. Además, el espacio debe disponer de desfibrilador.

Las características concretas de la prueba de esfuerzo dependen del deporte y de la condición física del deportista. En todo caso, la prueba de esfuerzo es siempre progresiva, de modo que la intensidad del trabajo aumenta gradualmente. Se empieza con una fase de calentamiento, luego se anda o trota suavemente (en las pruebas de esfuerzo realizadas sobre cinta), se aumenta progresivamente el ritmo y se finaliza entre ocho y doce minutos después. Posteriormente debe recuperarse adecuadamente.

Al terminar la prueba, el deportista tendrá un informe médico-deportivo con sus resultados, las zonas de entrenamiento aconsejadas y las pulsaciones recomendadas para diferentes intensidades de entrenamiento. Lo más importante es que la prueba de esfuerzo le habrá servido para determinar si existe o no alguna contraindicación médica para que realice deporte. Si es el caso, puede que le haya salvado de un percance grave o incluso de una muerte súbita.

El dispositivo que monitoriza los datos cardiacos durante la carrera

Con todo, si el deportista quiere monitorizar su salud cardiovascular durante el esfuerzo deportivo, la realización de una prueba de esfuerzo es compatible con el uso del dispositivo S-Patch Cardio. Este parche con tecnología Samsung, también distribuido por SANRO Electromedicina, es un dispositivo ligero y fácil de usar. Con el S-Patch Cardio, el paciente puede conocer en todo momento sus datos, lo que significan y enviarlos a la nube.

Como señala en ese programa el doctor Alejandro Berenguel, Jefe de Cardiología del Hospital HM de Toledo, “la mejor manera de prevenir los problemas de salud es haciendo reconocimientos preventivos”. El doctor Beas asegura que “el 95% de las causas de muerte súbita en el deporte son previsibles”. Ninguna herramienta sobra si se trata de garantizar la seguridad de un deportista.

Publicada en www.saludmasdeporte.com / Escrito por Néstor Cenizo

Electromedicina, Medicina Deportiva, Cardiología, Neumología, Análisis de ECG, Deporte, ECG, Prueba de ECG, Monitorización Remota, Samsung SDS, Prueba de Esfuerzo con Consumo de Gases, Ergostik, Cardiopart, Amedtec, Geratherm, Ergoespirometría, ECG 12 derivaciones, Medición Respiratoria

55
AÑOS DE EXPERIENCIA
+11.000
Clientes de medicina publica y privada
11
Delegaciones
Aceptar
Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros que nos permiten obtener información de los usuarios que acceden a la web. Más información aquí.